Todas las entradas de: Daniel Fajardo

Doctor en Estudios Urbanos y Ambientales

Macroeconomía de las Zonas Metropolitanas de México, en su carácter de fuerzas productivas.

Las condiciones generales de la producción son una categoría histórica, en el sentido de que su construcción avanza con las sociedades humanas, pero también en el sentido de que su influencia como fuerza productiva puede demostrarse a lo largo de un análisis histórico  (Lojkine, 1979; Topalov, 1979; Garza, 1985).

Garza (2008, 2013, 2014 y 2015), analiza la economía de la Ciudad de México, para evaluar su propuesta teórica integral espacio-sectorial del desarrollo económico. Para el autor el objetivo es “desentrañar un conjunto de categorías históricas que determinan la concentración urbana del capital” y con ello establecer el vínculo entre la expansión urbana y el desarrollo económico (Garza, 2013:15). El origen de esta investigación puede encontrarse en la tesis doctoral del mismo autor:

“La construcción secular de un inmenso conjunto de obras de infraestructura al servicio de la Ciudad constituye la explicación fundamental de la elevada concentración espacial de las actividades económicas y, además, esto es una peculiaridad de la organización espacial capitalista” (Garza, 1985:15).

La infraestructura urbana constituye y genera valor y por ello es un factor de producción adicional, pues al mejorar las condiciones de rentabilidad de las inversiones, permite acrecentar el proceso de acumulación de capital en las ciudades y la atracción de nuevas inversiones externas. Así, se entiende a la ciudad como una fuerza productiva (Aschauer 1989, Munell, 1990; Garcia-Milà y McGuire, 1992; Garcia-Milà, McGuire y Porter, 1996; Duffy-Deno y Eberts, 1989; Eberts y Mcmillen, 1999; Haynes, 2006; Lobo y Rastini, 1999; Garza, 2008 y 2013).

El capital social invertido en infraestructura incrementa la tasa de ganancia de las inversiones privadas: pues permite producir más pagando menos salarios por el usufructo de infraestructura destinada a la reproducción de la fuerza de trabajo (como el transporte público) y por la disminución de necesidad de inversión de capital constante privado, al ser sustituido por capital social (Garza, 1985:314).

Es indispensable destacar que desde ésta postura teórica, las CGP y los SGP no son sólo un factor de producción, sino son el determinante de la distribución espacial de las actividades económicas y de la reproducción de la fuerza de trabajo, por lo que existe una relación histórica entre el acervo de capital social urbano, la capacidad productiva de las ciudades y el desarrollo económico de los países (Garza, 2013:122).

Pero, lo más relevante del aporte teórico de Garza, desde mi punto de vista, es que el concepto de CGP (infraestructura) adquiere mayor relevancia en términos de una relación con el capital fijo privado, y no únicamente  como un acervo de capital social.

Específicamente, se establece que existe una relación creciente entre el acervo de capital social y el capital privado, según la cual cada vez es mayor la necesidad de inversiones en infraestructura para mantener la rentabilidad del capital privado, un proceso al que Garza llama: ley tendencial de incremento del coeficiente de la composición interna del capital constante fijo (cciccf) (Garza, 2015).

Ante la tendencia decreciente de la tasa de ganancia del capital privado, como consecuencia del incremento de la composición orgánica del capital (aumento del capital constante fijo en relación al capital variable), cada vez es más necesario para el sistema capitalista hacer uso de la inversión pública invertida en las CGP-SGP a fin de disminuir la “carga” de la inversión en activos fijos privados, con lo cual, el capital social viene a sustituir en una proporción al capital privado generando ganancias adicionales son apropiadas por los inversionistas particulares, con lo cual se incrementar la rentabilidad del capital privado.

En mi tesis doctoral, titulada Macroeconomía de las Zonas Metropolitanas de México en su carácter de fuerzas productivas, se busca probar que las diferencias de productividad en 61 zonas metropolitanas de México se explican, predominantemente, por las diferencias en sus acervos de infraestructura.

Comprobé que las metrópolis mejor dotadas en infraestructura en relación a su nivel de producción requieren menor proporción de capital privado para llevar a cabo su proceso productivo, lo cual aporta elementos para la comprobación empírica del concepto de ciudad como fuerza productiva. Se demostró, además, que las zonas metropolitanas con mayor productividad son aquellas que tienen un mayor valor del acervo de infraestructura por habitante.

La conclusión encontrada en mi propia investigación, al construir una función de producción ampliada fue que la elasticidad de producción del acervo de capital en infraestructura es positiva y estadísticamente significativa, y superior a la que se obtiene del capital privado, al incorporar ambos factores, junto a la fuerza de trabajo, en una función de producción metropolitana.

Lo anterior, resulta especialmente relevante al valorar la enorme disparidad en los niveles de productividad de las zonas metropolitanas. Las diez zonas metropolitanas más productivas generan un valor por hombre ocupado superior en 2.36 veces respecto de las diez menos productivas.

Dividiendo en tres grupos a las 61 zonas metropolitanas en estudio, las 20 ciudades menos productivas tendrían que esperar 60 años para incorporarse al primer grupo de 20 que tienen mayor productividad, aún si lograran duplicar el ritmo de crecimiento del PIB por persona ocupada en relación con el grupo líder. Lo cual, claramente no sucede actualmente y, por el contrario, existe una tendencia hacia el mantenimiento de las desigualdades económicas entre las metrópolis del país.

Por el nivel de elasticidad encontrado del acervo de capital per cápita sobre la productividad de las zonas metropolitanas de México, se puede deducir que en una ciudad que tiene un nivel de infraestructura muy bajo, las inversiones adicionales de capital social le generen un incremento mayor en su capacidad productiva que una ciudad que tenga ya un acervo mayor de capital social invertido en infraestructuras. Por lo cual es posible asumir que una visión de política de desarrollo equitativa en términos territoriales puede generar un efecto crecimiento positivo.

Link para abrir la tesis en el catálogo de la Biblioteca Daniel Cosío Villegas, El Colegio de México:

http://colmexprimo.hosted.exlibrisgroup.com/52COLMEX_INST:52COLMEX_ALL:52COLMEX_ALMA2135820880002716

(Para abrir el PDF dar click en la pestaña VER)

 

Referencias

Aschauer, David (1989), “In Public Expenditure Productive?”, Journal of Monetary Economics, número 23, p. 177-200. North-Holland.

Duffy-Deno y Eberts (1989), “Public Infrastructure and Regional Economic Development: a Simultaneos Equations Approach”, Federal Recerve Bank of Cleverland, Working Paper 8909.

Eberts, Randall y McMillen, Daniel (1999), “Agglomeration Economies and Urban Public Infrastructure”, en Handbook of Regional and Urban Economics, vol. 3. Editado por E. S. Mills y P. Cheshire, pag. 1455-1495.

Garcia-Milà, Teresa y McGuire, Therese (1992), “The contribution of publicly provided inputs to state’s economies”, Regional Sciences and Urban Economics, número 22, p. 229-241, North Holland.

Garcia-Milà, Teresa; McGuire, Therese y Porter, Robert (1996), The effect of public capital in state-level production funtion reconsidered, The Review of Economics and Statistics, Vol. 78, núm. 1.

Garza, Gustavo (1985), El proceso se industrialización en la Ciudad de México, 1821-1970, El Colegio de México.

Garza, Gustavo (2008), Macroeconomía del sector servicios en la Ciudad de México, 1960-2003, México, El Colegio de México.

Garza, Gustavo (2013), Teoría de las condiciones y los servicios generales de la producción, El Colegio de México.

Garza, Gustavo (2014). Valor de los Medios de Producción Socializados en la Ciudad de México, El Colegio de México.

Garza, Gustavo (2015), Valor de los medios de consumo colectivo en la Ciudad de México, El Colegio de México.

Haynes, Kingsley y Nijkamp, Peter (2006), Infrastructure: The Glue of Megacities, Megacities lecture 9, Editorial The Hague: Kenniscentrum Grote Steden.

Lobo, José y Rastini, Norma (1999), “Investment in Infrastructure as Determinant of Metropolitan Productivity”, Growth and Change, Vol. 30, winter 1999, pp. 106-127.

Lojkine, Jean (1979), El marxismo, el estado y la cuestión urbana, Siglo XXI editores.

Munnell, Alicia (1990), “How does Public Infrastructure Affect Regional Economic Performance?”, New England Economic Review, September/October.

Topalov, Christian (1979), La urbanización capitalista, algunos elementos para su análisis, Editorial Edicol, México.

Daniel Fajardo

Doctor en Estudios Urbanos y Ambientales

More Posts