Archivo de la etiqueta: tríadas

Totalidad y tríadas: comprendiendo el pensamiento de Lefebvre

Lefebvre es bastante amargo, duro y radical cuando busca develar la sociedad y, lo que nos interesa más de cerca, la problemática del espacio contemporáneo. Él analiza la relación entre espacio y sociedad y muestra su indignación con la perversidad de la forma de vivir en la que estamos sumergidos. Para él, el capitalismo se construye por medio del desprecio a la vida y, por el hecho de ser planetario, Lefebvre concibe la idea de planetarización del urbano, en los 1970s, para expresar la universalización del urbano. Ese es un importante entendimiento para entender su «manifiesto» El derecho a la ciudad.

Comprender lo que Lefebvre defiende y discutir sus ideas exige entender, por lo menos un poco y aunque sea parcial y aproximadamente, su pensamiento, sus referencias teóricas y metodológicas, sus elecciones y pasiones. Por ello, para iniciar la discusión ponemos de relieve la preocupación de Lefebvre con respecto a la noción de totalidad, que le sirvió de puerto seguro para resguardar y desarrollar sus reflexiones. En seguida, enfatizamos su forma de pensar basada en tríadas, las cuales permiten componer un universo de infinitas totalidades. En verdad, de totalidades dialécticas. Tomamos como momento de esa discusión dos tríadas teóricas y metodológicas sumamente comunes cuando se discute el espacio urbano: aquella formada por las nociones de forma, función y estructura, y otra constituida por las nociones de homogeneización, fragmentación y jerarquización con que finaliza ese texto.

La idea de totalidad es universal, como sabemos, ella forma parte de las reflexiones desde tiempos inmemoriales y es usual en el abordaje filosófico. En este texto queremos solo recordar algunas contribuciones de Lefebvre acerca del tema, porque permiten, entre otros aspectos, comprender su idea de planetarización de lo urbano.

En su texto La notion de totalité dans les sciences sociales de 1955, Lefebvre deja claro que la noción de totalidad puede comprenderse de dos maneras (Lefebvre, 1955). La primera, como una totalidad cerrada y, la segunda, como una totalidad abierta y en movimiento. La totalidad cerrada puede entenderse como única, pero también puede ser comprendida como algo que contiene varias totalidades cerradas, en la que cada totalidad es considerada en sí misma. No importa el número de totalidades; lo que vale es que cadauna de ellas se coloca de forma exterior a las otras. La imagen que podemos construir como representación es la de un círculo o la de varios círculos. En el caso de que sean varias totalidades, tenemos la representación de varios círculos, y cada uno de ellos es exterior e independiente con relación a los demás.

Desde la perspectiva de la segunda forma de comprensión, la totalidad es abierta y en movimiento e incluye otras totalidades, igualmente abiertas y en movimiento. En ese caso, es más pertinente imaginar una figura en espiral, dado que la misma no constituye una representación cerrada, lo que permite representar la idea de una totalidad abierta y en relación con otras totalidades igualmente abiertas y en movimiento. Esa segunda forma de comprensión se apoya en la lógica dialéctica, mientras la primera lo hace en la lógica formal.

La comprensión de la totalidad como una totalidad cerrada es bastante común. Con ese sentido aparece en la idea de holismo y de sistema. En el caso de la perspectiva holística, la preocupación se da respecto a la integración de los fenómenos y el todo; aunque entendido como una totalidad cerrada, no se lo concibe como una suma de las partes, lo que es positivo. Dentro de esa concepción se hace presente la ruptura con la idea de que el todo no podría tener cualidades diferentes de las partes que lo contienen. Este ejemplo, sin muchas vueltas, puede ser esclarecedor: la suma del número 1 y del número 5 da 6. Como sabemos, el número 1 no es divisible por 3, tampoco el 5, pero la suma de 1 y 5, que da 6, es divisible por 3 y por 2. Por lo tanto, la suma tiene cualidades diferentes de las partes que la componen. Constituye un todo que es más que una simple suma de las partes.

La idea de totalidad como una totalidad cerrada también aparece con fuerza en la idea de sistema. En general, un sistema se refiere a un todo organizado formado por un conjunto de elementos que se integran y constituyen una totalidad cerrada. Si esa integración es buena, se dice que hay sinergia y se entiende que la integración entre los elementos se da en medio de relaciones causales que se retroalimentan.

La idea de interedependencia universal es fundamental en la concepción de la totalidad como totalidad abierta. «Estudiar un hecho, querer conocerlo, es –después de haberlo discernido, es decir, aislado por lo menos parcialmente– restituirlo a un conjunto de relaciones que se extiende paulatinamente a todo el universo» (Lefebvre, 1979 [1969], p. 198).

En el texto completo, la parte nombrada El pensamiento triádico de Lefebvre expone que el la lectura de los textos de Lefebvre el lector es siempre llevado a pensar en tríadas, en tres términos. Las nociones de forma, función y estructura y de homogéneo, fragmentado y jerárquico son ejemplos. En el primer ejemplo, Lefebvre llama la atención sobre el hecho de que los equilibrios son momentáneos y que la desestructuración no viene después de la constitución de las estructuras sino que actúa en su propio seno. Él considera que cada uno de los términos tiene la misma importancia y que permiten percibir estabilidades provisorias y equilibrios momentáneos, además de revelar contenidos a veces ocultos o disimulados.

Juzga ser importante localizar dónde reside la contradicción, dónde habitan las tensiones en los procesos, pues son ellas las que imprimen el movimiento de la historia. Allí reside una de las posibilidades en donde se pueden percibir los descompases entre forma, función y estructura, pues los descompases posibilitan que se vea el desplazamiento entre la forma y la función, así como la estructura, lo que rompe con la falsa idea de sincronía entre los mismos.

Esto es importante cuando se busca analizar el espacio, pues transposiciones reductoras pueden enmascarar más que revelar, lo que crea un campo de ideas simplistas, como la que ve la necesidad de armonía entre la producción social y la producción espacial, o para decirlo más apropiadamente, la que entiende que a determinada estructura social le correspondería una estructura espacial. También es importante destacar que no todas las formas son formas capaces de producir una estructuración; es decir, en determinados momentos las formas pueden ser estructuradoras, pero en otros no. En este caso, ésta puede simplemente desempeñar una función en una determinada estructura.

La segunda tríada analizada se refiere a la homogeneización, fragmentación y jerarquización del espacio. Para Lefebvre, el espacio está lejos de significar un reflejo de la sociedad y aunque el espacio no sea un sujeto, igualmente tiene acción. Si fuese un reflejo, el espacio sería sincrónico y no permitiría comprender las temporalidades diferentes entre sociedad y espacio y los descompases y disyunciones entre forma y estructura espacial. Tampoco permitiría que entendiésemos el espacio como activo, como algo que tiene acción, pues la acción está en la cosa y no en el reflejo de la cosa. Un simple ejemplo es ilustrativo: en la ciudad los congestionamientos urbanos o la valorización inmobiliaria son producidos y también producen efectos; en ese sentido son productores de acción, de dinámicas. En suma, el espacio no tiene una lógica propia: su lógica es social, la de la sociedad que lo produce y la de cómo es producido.

Esa tríada se inspira en la discusión que Marx hace sobre el trabajo en el capitalismo, que es homogéneo, fragmentado y jerárquico. El espacio presenta la monotonía, los paisajes se asemejan, las ciudades se parecen… Las modernas ciudades contemporáneas se parecen cada vez más. Y las clases sociales con mayor poder adquisitivo se asemejan a  otras alrededor del mundo, sin que importe cuál sea distancia en kilómetros o en horas de vuelo que las separa. Al mismo tiempo, en la misma ciudad, las clases sociales se distancian y surgen las diferencias que fragmentan el homogéneo; cada fragmento se jerarquiza en relación a los demás fragmentos y es en ese sentido que el espacio se presenta jerarquizado. En esa jerarquía se produce dominación y subordinación, así como valorización y desvalorización, a ejemplo de los espacios de ricos en la ciudad y espacios de pobres; espacios privilegiados y espacios populares… La jerarquía es como un cimiento que amalgama los fragmentos y garantiza la unidad por la relación dominación-subordinación. Ese tercer término de la tríada significa la expresión de la espacialización del poder y también de la economía y de la política.

Fue con el propósito de sostener la posición acerca de que la obra de Lefebvre es indispensable para comprender la sociedad urbana contemporánea que elegimos elaborar una interpretación circunscrita a nociones esenciales de su pensamiento, por lo que buscamos en sus textos originales aquello que es imprescindible retener de sus ideas. Tal vez podamos así contribuir a revelar la riqueza de su pensamiento y a situarlo como un autor indispensable para la comprensión del espacio y de la sociedad contemporáneas.

 

Véase el artículo completo en el siguiente URL: https://www.researchgate.net/publication/342083737_Totalidad_y_triadas_comprendiendo_el_pensamiento_de_Lefebvre

Sandra Lencioni

Geógrafa, professora da Universidade de São Paulo dedica-se à pesquisa na área de geografia regional e urbana atuando principalmente nos seguintes temas: região, metrópole e indústria.

More Posts